Jose Manuel Baca Baca-Cañoto

Jose Manuel Baca Baca-Cañoto

Cnel. Jose Manuel Baca Baca

Este hombre del pueblo tan justamente celebrado por sus hazañas como Gran Estratega patriota, también merece mayor celebración y elogio como músico, cantor y hasta como poeta popular. Nació en Santa Cruz de la Sierra, en el seno de una modesta familia de estirpe criolla, el 10 de diciembre de 1790 en Jitapaqui, Provincia Andrés Ibáñez.

Sus padres fueron Pedro Pablo Baca y Manuela de Baca. En la Cordillera de los Chiriguanos estudio gramática, letras y el idioma nativo de la región, allí también desarrollo su talento por la guitarra, las coplas y las poesías. Fue en su infancia monaguillo y aprendiz del oficio de esterero. Paso la adolescencia y primeros años de juventud como empleado acompañante del padre José Andrés Salvatierra Chávez, que ejercía funciones de párroco conversor de la Misión de Membiray y capellán de las milicias allí acantonadas.
Tomo parte activa en el movimiento insurgente estallado en aquella comarca a fines del año 1810. En 1813 regreso a la ciudad de su nacimiento a tiempo para enrolarse en las milicias patriotas que organizaba el coronel Ignacio Warnes, ingresando al cuerpo de Caballería “Escuadrón de Cazadores” donde participo en las luchas libertarias.

Bajo las ordenes de Warnes combatió en la Batalla de Florida (mayo 1814), en la campaña de Chiquitos que culmino con la victoria en Santa Barbará (octubre 1815) y en la desastrosa acción del Pari en la que el caudillo Warnes fue derrotado y muerto (noviembre 1816).

Luego partió a tierras argentinas en donde se enrola en las fuerzas de la guerrilla del comandante Martin Miguel de Güemes, a las cuales se incorporo con el grado de capitán. Mereció la confianza de Güemes, quien le dio la jefatura del polvorín.

A la muerte del caudillo salteño, en junio de 1821, se replegó hacia su tierra, habiéndose encontrado en Saipurú con su antiguo comandante, el coronel José Manuel Mercado. Combatió a los realistas al lado de este, hasta el año 1825 en que el país adquirió su independencia.

Poco agradecida fue la patria para con él. Nombrado como gobernante de uno de los pueblos de Chiquitos, solo permaneció en ese cargo un corto tiempo. Amargado y decepcionado, se retiro a vivir en el lugarejo de Jitapaqui que había adquirido trabajosamente. Allí murió el 15 de septiembre de 1854.

El manuscrito Lara dice: , alias “CAÑOTO”, fue Teniente Primero en las filas de Warnes. Cuando gobernaba Santa Cruz el realista Becerra, tuvo que poner pies en pólvora para liberarse de la mutilación que aquel desalmado mandaba practicar, mediante una ordenanza el brasileño apellidado Antúnez Alburquerque y que consistía en cortarle una oreja a cada uno de los patriotas que caían en sus manos. De este bárbaro castigo fueron victimas unas veinticinco personas, esto ocurría en el año 1811. Cañoto, para salvar sus orejas busco un secreto asilo en el que se oculto hasta la entrada de Warnes.

Cañoto era todo un hombre de pelo en pecho. Lo prueba el robo de la cabeza de Warnes. Esta hazaña la realizo en compañía de su amigo el teniente Rivero. Para llevarla a cabo llevaron consigo un lienzo y una caña. Cañoto con la vara, desprendió la cabeza de la picota en que estaba ensartada y su compañero la recibió en el lienzo. Amparados por la oscuridad de la noche pudieron llegar, sanos y salvos hasta la casa de Ana Barba, mujer de Rivero que era ahijada de matrimonio del infeliz Warnes. Allí la sepultaron.

Luego de su estancia en el norte argentino fue de unos cinco años, en los cuales paso por múltiples peripecias, antes de volver a Santa Cruz, lugar al que llego, con su fiel Flora el 15 de junio de 1823.

El Gral. Videla, queriendo premiar los meritos del esforzado guerrillero, lo nombro Administrador de la provincia de Chiquitos. Cañoto, contento, acepto el cargo y se encamino a la sede de sus funciones. Esta vez, Florita no lo acompaño. Estaba extenuada por la azarosa vida, y los sufrimientos que tuvo que soportar durante la campaña de Salta, en la que había perdido a los tiernos frutos de su matrimonio. Cañoto, con el correr del tiempo, falleció en un lugar de Chiquitos de resultado de una postema en la espalda.

Versos de Cañoto:

NO TENGO MIEDO A LA BALA

No tengo miedo a la bala
Aunque la encuentre en la calle,
Porque cuando Dios no quiere
La bala no mata a nadie.

No tengo miedo al destierro
Porque desterrado vivo,
Sin hogar y sin familia,
Perseguido y fugitivo

No tengo miedo a la horca
Ni al que a vil precio me pone,
Porque si Aguilera manda
Otra cosa Dios dispone.

No tengo miedo a los tablas,
Aunque vengan a montones,
Porque hay Dios de la patria
Que me auxilia con sus dones.

A NUESTRA SEÑORA
LA PURISIMA DE COTOCA

(Fragmento)

Reina Madre, Virgen pura,
Estrella hermosa del cielo,
Fuente humana de consuelo
Para el triste pecador.

Con tu amor y tus bondades
En el pecho lastimado
Pones la fe, y el cuidado
Alejas, como el dolor.

El que recurre a tu amparo
Invocando tu largueza
El remedio con presteza
Halla siempre en tu bondad…

MONUMENTO DE CAÑOTO
Santa Cruz de la Sierra


Monumento de Cañoto

Texto tomado de los libros:

Cruceños Notables de Hernando Sanabria Fernández, Editorial La Juventud-1998.

Manuscrito Lara.

Santa Cruz y el Proceso Independentista Hispanoamericano de Bismark A. Cuéllar Chávez.

CAÑOTO Un cantor del pueblo en la guerra heroica de Hernando Sanabria Fernández, 5ta Edicion-2009

Imágenes de:
www.bicentenariosantacruz.com
Av. Cañoto – Santa Cruz de la Sierra

Compartir en las redes sociales:

  • Aldo Morán

    Todos los bolivianos debemos sentirnos orgullosos de la existencia de hombres de la talla de “Cañoto”, Busch, muestran la estirpe del camba: valiente, corajudo que en base a sus hazañas sus enemigos reconocen su valor. Posiblemente sus aventuras hayan servido de inspiración para que aparezcan personajes cinematográficos como el Zorro, el accionar de Cañoto supera a la ficción, lo mismo las proezas de Busch en el Chaco sus enemigos paraguayos lo admiraban.
    Cañoto no es ningún bicho y al hablar de él debemos hacerlo con el respeto que se merece.

  • CARLOS GUEVARA

    La Patria es injusta, con CAÑOTO, ya que no le hace un homenage verdadero, no se habla de el, la prensa tambien, se olvida de el, y no se ha hecho un homenage real, sobre este heroe, de dos patrias, LA PATRIA ARGENTINA Y LA BOLIVIANA, un heroe latinoamericano, olvidado por todos.