Historia Camba
INTRODUCCIÓN No es fácil hacer un perfil de la polifacética personalidad del Dr. Melchor Pinto Parada, como ciudadano diré que ha sido toda una... Dr. Melchor Pinto Parada

Dr. Melchor Pinto Parada

INTRODUCCIÓN

No es fácil hacer un perfil de la polifacética personalidad del Dr. Melchor Pinto Parada, como ciudadano diré que ha sido toda una expresión vigorosa que siempre defendió con altura y hombría los deberes y derechos de los ciudadanos, fue un gran religioso el que siempre exigió un igual trato para todos.

Como medico un excepcional cirujano, me basta transcribir las palabras que narro el ex Canciller Mario R. Gutiérrez cuando lo condecoraron en un multitudinario acto público en la Plaza 24 de Septiembre con la más alta condecoración cuando dice así: “Sus manos carismáticas que llevo el alivio y la salud a sus semejantes”, también cabe aclarar que Bolivia le debe mucho a este gran hombre porque fueron sus manos las que sanaron las heridas de los guerreros que combatieron contra Paraguay, en el cual se desenvolvió con el grado de Coronel.

Como político para definirlo con pocas palabras, diré que su filosofía fue universalista del tipo de Emerson y Nietzsche, no busco prosélitos en la masa heterogénea, perteneció a esa elite del Partido Liberal que institucionalizo al departamento desde el comienzo del pasado siglo.

Como líder cívico todo un ejemplo de valentía y entereza para defenderá su pueblo contra todo tipo de amenazas y acechanzas hasta llegar al sacrificio de estar lejos de lo que más amaba: su pueblo, su trabajo y su familia.

ENTORNO FAMILIAR

Nació en Santa Cruz de la Sierra el 14 de noviembre de 1903. Fueron sus padres don Melchor Pinto Sotelo y doña Sara Parada Arteaga. Casado con doña Leticia Peredo Zambrana, distinguida dama, delicada y cariñosa en el hogar y espartana en la adversidad. Con ella tuvo hijos, Lidia, Saúl, Melchor y Herman, que honraron siempre la estirpe.

ESTUDIOS

La primaria la realizó en el Colegio Seminario y Secundaria en el Colegio Nacional Florida con el estricto cuidado de su familia, y bajo la tutela del pedagogo argentino don Bernabé Sosa y la luminosidad espiritual de Monseñor Dr. José Belisario Santistevan Obispo de Excelsas virtudes concluye esta etapa como Bachiller en Humanidades del Colegio Nacional Florida en 1921.

Luego de este logro hace un viaje atravesando los valles y el altiplano de la Cordillera Andina para llegar a Santiago donde se gradúa como médico cirujano en la Universidad de Santiago de Chile como destacado alumno. Al culminar esta etapa de su vida decide volver a su tierra.

PATRICIO

El pueblo cruceño estancado por más de una siglo de vida republicana atada a Bolivia, encontró en él una amplia receptividad y la idea matriz que encarnaba sus aspiraciones de progreso, y en el momento cuando a Santa Cruz se le negaba elementales derechos de participación de sus ingentes riquezas petroleras, encontró su líder para luchar, y cuando la batalla fue ganada, con muchos sacrificios para él, su familia y el mismo pueblo, lo consagró como su Patricio, honroso apelativo con que hoy todas las gentes de Santa Cruz de la Sierra lo cita.

Las represalias del régimen oficialista, los violentos y sangrientos conflictos, el destierro, el mote de separatistas y toda una serie de infortunios, por solo haber cumplido y defendido el derecho de Santa Cruz de la Sierra resaltó la conducta rectilínea de Melchor Pinto Parada y con él, triunfó la justicia y la razón de un pueblo.

El Dr. Pinto Parada fue siempre un fiel intérprete de los sentimientos del pueblo y connotado caudillo de sus grandes luchas cívicas. El adelanto portentoso al que hoy asistimos en Santa Cruz, con una ciudad dotada de pavimento, servicios públicos, se lo debemos en gran parte a ese hombre que supo ponerse a la cabeza de los cruceños para recuperar las regalías petroleras que fueron consagrados en su favor por un decreto ley del Presidente Bush.

Finalmente nuestro Patricio muere por causas naturales el 6 de diciembre de 1983.

Dr. Melchor Pinto Parado, un hombre simbólico de Santa Cruz, durante el siglo pasado y por siempre.

ASI OPINARON

“Hombres y Mujeres de Santa Cruz. El camino de la ciudad Ñufleña por el que un día transito el carretón chiquitano cansado de pascanas, el camino que corre en pos del a fe morena de la Virgen de Cotoca, el camino que ve nacer el sol, ya tiene un nombre: “Melchor Pinto Parada”, y el corazón del pueblo agradecido revienta de júbilo – He dicho” Dr. Pedro Rivero Mercado

“Si alguien en Santa Cruz merece un monumento, el más grande, el más elocuente, el más bello, ese es el Dr. Pinto” Cap. José Terrazas Velasco

“Don Melchor Pinto Parada ocupa actualmente un sitial de honor en el seno de la sociedad boliviana y ejerce muy merecidamente el patriciado de Santa Cruz” Los Tiempos de Cochabamba 1977

Texto tomado de los libros:

Dr. Melchor Pinto Parada: Arquetipo y vigía de la Cruceñidad de Alfredo Ibañez Franco

Cruceños Notables de Hernando Sanabria Fernández, Editorial La Juventud-1998.

richardosinaga