19 de Mayo de 1958 – ¡LOS MARTIRES DE TEREBINTO!

19 de Mayo de 1958 – ¡LOS MARTIRES DE TEREBINTO!

Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.

Santa Cruz 19 de Mayo de 2007

Hace 49 años, negros nubarrones oscurecieron el cielo más puro de América, se desató la tormenta; la tierra tembló por efecto de las explosiones de dinamita y ráfagas de metralla, gritos desaforados de milicianos alcoholizados, insultos soeces a la mujer cruceña, atemorizaron a los apacibles pobladores. Habían llegado desde occidente cual jauría de hienas, mercenarios al servicio incondicional de los “movi-comunistas”, 3 mil soldados y 10 mil milicianos de Ucureña, Siglo XX y Huanuni; comandados por malos militares traidores a las Fuerzas Armadas, todos ellos amaestrados para odiar a los karas cambas ¡con la siniestra intención de iniciar la lucha de clases! ingresaron con paso de vencedores a una ciudad pacífica, para acallar por la fuerza de las armas a los hijos de un pueblo que exigía sus derechos, que por ley y justicia les pertenecía “Las Regalías Petrolíferas del 11%”.

Mientras esto sucedía en la ciudad, en la propiedad “La Montenegrina” (Km 12 carretera antigua a Cochabamba), 150 hienas humanas al mando del “Coronel” Jorge Solíz Román, se preparaban para darse un festín con sangre cruceña ¡tenían órdenes de no dejar ni un solo falangista vivo! Partieron rumbo a Terebinto sembrando desolación a su paso, la madrugada del 19 de Mayo de 1958, un sobrino de doña Sofía Solíz llamado Juan se encaminaba a su chaco a trabajar y vio que hombres armados se dirigían a la propiedad de su tía, volvió sobre sus pasos y corrió rápido para advertir a doña Sofía y alertar a los dos falangistas que dormían en la casa ¡Oscar Terrazas Guzmán y el que escribe este artículo, se internaron en la selva burlado a los ucureños!

Llegaron aproximadamente 50 milicianos, allanaron la casa y a sus moradores todos menores de 13 años con excepción de doña Sofía, los sacaron a empujones de la vivienda y empezó la requisa, no dejaron un solo rincón sin rebuscar, al no encontrar a los falangistas se ensañaron con los muchachos, los mayores habían madrugado a trabajar en sus chacos (parcelas) estaban lejos. Mientras esto sucedía en la propiedad la “Miel”, el grupo más numeroso de ucureños llegaba al “Potrero del Naranjal”, sorprendiendo a los falangistas aseándose, los ametrallaron y los remataron a machetazos, el primero en ser asesinado fue Romer Mercado Ordóñez por defender a su anciano padre, a Felipe Castro Parada lo sacaron de la casa a culatazos y a patadas, lo inmolaron cruelmente rematándolo con una ráfaga de metralla; José Cuellar Achaval intento la fuga pero estaba rodeado, una hiena lo hiere mortalmente de un machetazo en el vientre y otro desalmado cuchillo en mano le cercena parte de los intestinos y se los enrolla en el cuello, otros ucureños lanzan gritos de júbilo y lo ultiman a patadas; el turno le toca a Miguel Callaú Montero un muchacho de apenas 16 años, lo torturan a bayonetazos destrozándole una pierna, le disparan una ráfaga de pistan y lo dejan por muerto.

Pablo Castro Parada con más suerte que su hermano, al principio de la balacera logró correr hacia el monte y perderse en la espesura, los milicianos disparan sus armas pero no dan en el blanco. Las hienas humanas jadeantes de verter sangre falangista se dan un respiro y después se dedican a saquear las pertenencias de la familia Mercado, lo que no pueden llevar lo queman y vitoreando a Paz Estenssoro, a Siles Zuazo y a Lechin Oquendo emprenden el retorno con tres prisioneros, dejando muerte y desolación a sus espaldas ¡Que “valientes” eran los malvados!

Alberto Mercado hermano de la primera víctima, Gabriel Candia Rivera y Justo Jiménez, son maltratados por los sádicos collas, les cortan en cruz las plantas de los pies y los conducen varios kilómetros en una vía-crucis inenarrable, las víctimas soportan insultos y golpes con estoicismo, al llegar cerca del predio la “Miel” los ucureños burlados se integran a la jauría y empiezan las recriminaciones, hay envidia por el botín y los facinerosos exigen su parte, discuten todo el trayecto hasta llegar a la poza de “Las Liras” y allí se ensañan con Gabriel Candia Rivera, lo obligan a vivar al MNR. Y el valiente responde ¡Viva Falange! Las hienas furiosas lo golpean, le cortan la lengua, le sacan un ojo y ríen a carcajadas, le cortan los genitales y se los introducen en la boca, rematándolo con una ráfaga de metralla, se dan la vuelta para seguir martirizando a otra de sus víctimas ¡quedan perplejos, los prisioneros han fugado aprovechando la algarabía de las bestias!

Alberto Mercado y Justo Jiménez, pese a la gravedad de sus heridas en un esfuerzo supremo, logran escabullirse por una quebrada perdiéndose en la espesura de la selva, los milicianos reaccionan disparando sus armas, corren en pos de los fugitivos pero al llegar al monte se detienen, no se atreven a penetrar en la espesura ¡son unos cobardes! Los milicianos furiosos patrullan la zona, tendiendo un cerco a la propiedad de los Solíz por más de 20 días. Son cinco los prófugos en la zona, Alberto Mercado y Justo Jiménez son socorridos por los campesinos del lugar, los ocultan y les curan sus heridas. Solo Díos sabe de los tres fugitivos, que vagan por el bosque semidesnudos soportando la sed y el hambre, el sur y el chilchi (frió intenso con llovizna), ellos son: Pablo Castro Parada, Oscar Terrazas Guzmán y el que escribe este artículo ¡La pesadilla término!

Las órdenes de los Despóticos comunistas Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo, Juan Lechin Oquendo, Ñuflo Chávez Ortiz y Walter Guevara Arce, fueron cumplidas por aquella jauría de hienas, que torturaron, descuartizaron y asesinaron a los karas cambas para gloria del Movimiento Nacionalista Revolucionario; tiñendo con la sangre falangista la campiña cruceña.

Han pasado 49 años de aquel infausto día, ¡donde la barbarie comunista se impuso! Hoy 19 de mayo, los verdaderos falangistas recordamos con admiración y respeto a nuestros camaradas mártires, que murieron por sus ideales y lucharon por reconquistar las ¡Regalías Petrolíferas del 11%, ofrendando a su amada Santa Cruz hasta la última gota de su sangre!

Compartir en las redes sociales:

  • Sebastian

    ¿Acaso ser falangista significa ser cruceño